Diferencia entre los aparatos fijos y removibles

Tratamientos preventivos, interceptivos o correctivos
3 agosto, 2015

Diferencia entre los aparatos fijos y removibles

Para los diferentes tratamientos de ortodoncia existen diversos tipos de aparatos, entre los cuales hay algunos que son fijos y otros removibles. Cada tipo de aparatos se utiliza en determinados casos para tratar algunos tipos de problemas concretos. A continuación comentaremos algunas de las principales características y diferencias entre los aparatos removibles y los fijos:

Aparatos removibles:

Los aparatos removibles son aquellos que pueden ser colocados y retirados con facilidad y en cualquier momento por parte del propio paciente, y su manejo es sencillo. Normalmente se fabrican a medida en laboratorio, a partir de un molde tomado de la boca del paciente.

Entre ellos destacan los alineadores transparentes, utilizados tanto en niños como en adultos para corregir malposiciones de los dientes, los cuales se pueden y deben retirar durante la comida o la higiene oral para que no molesten. Sin embargo, suelen tener una capacidad de corrección menor y más limitada que los aparatos fijos y no pueden corregir ciertos problemas más acentuados o graves para los que sería necesario uno fijo. Además su eficacia depende en gran medida de que el paciente colabore y lleve puesto el aparato correctamente el tiempo necesario que se le haya indicado, o de lo contrario no serán eficaces.

Es por este motivo que se suelen utilizar para corregir problemas más sencillos y/o pequeños donde no es necesario usar aparatos fijos, y resulta menos molesto o costoso usar un aparato removible.

La mayoría de aparatos removibles que existen son aparatos especializados que se utilizan en niños para realizar ciertos tratamientos preventivos o interceptivos de orientación del crecimiento de los dientes en edades tempranas: por ejemplo, placas de expansión para corregir paladares estrechos, otros aparatos funcionales y ortopédicos… En algunos casos se utilizan aparatos removibles en una primera fase antes de utilizar más tarde aparatos fijos.
Aparatos fijos:

Por otra parte, están los aparatos fijos, los cuales tienen una colocación compleja y solo pueden ser colocados y retirados por el especialista, el cual debe estar debidamente cualificado para colocarlos de la forma correcta.
Normalmente tienen una mayor capacidad correctora que los removibles, por lo que pueden corregir problemas más acentuados y /o graves. También tienen como ventaja que no existe la posibilidad de que el paciente no los lleve puesto el tiempo indicado y no cumplir con el tratamiento, ya que este no puede quitarse el aparato por su cuenta.
Entre los aparatos fijos más frecuentes están los diferentes tipos de brackets tradicionales, ya sean metálicos o cerámicos, o los sistemas de ortodoncia lingual, como por ejemplo el Sistema de Ortodoncia Lingual IncognitoTM, que van situados por la cara interior de los dientes y resulta totalmente invisible desde fuera.

Además de estos aparatos más comunes usados para corregir malposiciones de los dientes, también existen diversos aparatos fijos utilizados en niños en algunos tratamientos preventivos o interceptivos, para interceptar hábitos (por ejemplo, reja lingual) u ortopédicos (por ejemplo, disyuntor ortodóncico).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *